LOS ÓPTICOS OPTOMETRISTAS ACONSEJAN EXTREMAR EL CUIDADO DE LOS OJOS EN LAS PISCINAS

“Picor, quemazón, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño y lagrimeo excesivo pueden ser síntomas de conjuntivitis causada por el contacto directo con el agua del mar y de las piscinas. Los especialistas recomiendan el uso de gafas de sol y de natación para proteger los ojos durante el verano”

Además de cuidar la piel, con la llegada del verano también es importante acordarnos de nuestros ojos. Exponerlos a la sequedad del aire y al agua del mar o de las piscinas puede desembocar en diversos problemas oculares, entre los que destaca la conjuntivitis, la patología más común. La conjuntivitis es una inflamación o infección de la conjuntiva frecuente que puede estar causada por virus o bacterias o deberse a una reacción alérgica a agentes irritantes, como el cloro y otras sustancias químicas del agua de las piscinas, o a los componentes de cosméticos u otros productos que entran en contacto con los ojos.