LIMPIEZA, DESINFECCIÓN Y CONSERVACIÓN DE LAS LENTES DE CONTACTO

Las lentes de contacto permiten corregir los errores refractivos como la miopía, hipermetropía o el astigmatismo. Precisamente a las lentes de contacto que corrigen el astigmatismo se les conoce como tóricas. Además, actualmente existen lentes de contacto multifocales que permiten mejorar la visión en pacientes con presbicia, como también se han desarrollado lentes de contacto que mediante un diseño especial corrigen los errores de refracción mientras se duerme durante la noche (ortoqueratología). Así mismo se han desarrollado lentes de contacto terapéuticas que se adaptan posteriormente a procedimientos quirúrgicos, como lentes de contacto esclerales que proporcionan máxima comodidad y son aconsejables en pacientes con determinadas patologías oculares, entre otros diseños… Teniendo en cuenta que las lentes de contacto son un cuerpo extraño que se adapta sobre la superficie corneal, desde los centros Viaóptica recomendamos respetar los regímenes de uso de las lentes de contacto, como así mismo realizar una adecuada limpieza, desinfección y conservación de las mismas.

¿Qué consideraciones de limpieza y mantenimiento es importante tener en cuenta en las lentes de contacto?

La primera consideración que hay que tener cuando se procede a manipular la lente de contacto, el sistema de mantenimiento o el estuche portalentes, es realizar una adecuada limpieza de manos con agua y jabón. Realizada la limpieza de manos, se deberá comprobar que el desagüe está completamente cerrado cuando vayamos a proceder a la limpieza de la lente de contacto para evitar que la misma se extravíe por el mismo. A continuación, se procede a limpiar el estuche portales, aclarar las lentes de contacto y limpiarlas con sus correspondientes sistemas de mantenimiento. Debido a que las lentes de contacto pueden estar diseñadas de diversos materiales, comúnmente clasificadas como rígidas o blandas, el mantenimiento y limpieza de las mismas diferirá en función de dichos materiales. Concretamente, el óptico-optometrista como profesional de la visión y experto en contactología aconsejará sobre los sistemas de mantenimiento, como así mismo propondrá medidas de limpieza, higiene y desinfección más convenientes para prevenir futuras complicaciones asociadas con la adaptación de las lentes de contacto. Sin embargo, las complicaciones asociadas al uso de lentes de contacto, también varían en función del material de las mismas. Así por ejemplo, las lentes de contacto rígidas en comparación con las blandas presentan menor incidencia de depósitos sobre la superficie de la lente de contacto.