LA REVISIÓN PERIÓDICA DE LA PRESIÓN INTRAOCULAR

En el interior del globo ocular entre la córnea y el cristalino existe un líquido trasparente denominado humor acuoso, cuyas principales funciones son el aporte de nutrientes y oxígeno al resto de estructuras. Para que se mantengan unos valores normales de presión intraocular la producción del humor acuoso y su drenaje a través de la red trabecular deben mantener un equilibrio adecuado. Sin embargo, cuando no se produce una adecuada producción del humor acuoso o se obstruye su drenaje se puede producir un incremento de la presión intraocular en el interior del globo ocular. En la mayoría de situaciones el incremento de la presión intraocular no produce sintomatología para el paciente, pero por el contrario producirá daños en el nervio óptico de la retina induciendo lesiones irreparables. Así por ejemplo, el incremento de la presión intraocular si no se diagnostica a tiempo producirá daños en las fibras nerviosas del nervio óptico que producirán una pérdida progresiva del campo visual periférico. El paciente no percibirá en sus inicios dicha pérdida visual periférica, pero si continúa progresando y no es diagnosticado el incremento de presión intraocular terminará afectando a la visión central.