¿CÓMO SE PUEDEN PREVENIR LOS SÍNTOMAS DE LA SEQUEDAD OCULAR?

La sequedad ocular o conocida popularmente como ojo seco es alteración del funcionamiento de las lágrimas producida por una disminución de la secreción o incremento de evaporación de las mismas. Concretamente, los estudios científicos realizados estiman que su prevalencia oscila entre el 10 y el 20 % en la población mundial, afectando en mayor medida a mujeres que a hombres. Sin embargo, a pesar de que la sequedad ocular se produce principalmente en edades superiores a los 50 años, otros factores la pueden producir como la disfunción de las Glándulas de Meibomio, alergias, el ambiente, determinadas cirugías oculares, enfermedades o incluso medicamentos, entre otros… Además de los anteriores factores, es frecuente que pacientes jóvenes refieran la sensación de sequedad ocular por uso prolongado e inadecuado de las pantallas digitales (móviles, ordenadores, tabletas, portátiles…) cuando se utilizan por motivos laborales, de estudio o de ocio.

¿Qué sintomatología produce la sequedad ocular?
La alteración en el funcionamiento de la película lagrimal producirá sensación de cuerpo extraño, irritación, picor, escozor, enrojecimiento ocular, molestias a la luz entre otras… Así mismo, la alteración en la película lagrimal debido a que influye en el poder dióptrico ocular inducirá una pérdida de visión por borrosidad. Concretamente, los síntomas relacionados con la borrosidad son un motivo frecuente en las consultas de los establecimientos ópticos sanitarios, por lo que desde los centros Viaóptica ubicados por toda la geografía española, recomendamos realizar una valoración optométrica.