CALIDAD DE LAS GAFAS PROGRESIVAS

A partir de los 40 años aproximadamente pueden comenzar a manifestarse síntomas de dificultad para leer correctamente en visión cercana como consecuencia de la reducción de la capacidad de acomodación. A dicha condición se la conoce como presbicia o también como vista cansada, y es inducida por cambios que se producen con la edad en el cristalino y en las fibras zonulares que sustentan el mismo. Concretamente, cuando comienzan a producirse los primeros síntomas de aparición de la presbicia se percibe dificultad de leer a la distancia habitual de lectura en visión cercana. Para ello, alejando un poco el brazo se consigue mejorar la visión. No obstante, debido a que la manifestación de la presbicia aparecerá de forma gradual cada vez será necesario alejarse más los textos para poder ver nítidamente. Cuando la longitud de los brazos ya no sea lo suficientemente alargada para alejar los textos no se podrá mejorar la visión a no ser que sea con lentes de contacto o gafas progresivas. Precisamente, las gafas progresivas son una alternativa muy recomendable en pacientes con presbicia debido a que proporcionan visión nítida a todas las distancias, sin necesidad de depender de una gafa para lejos y otra para cerca.